Jugando a rol: Películas contra series TV

Un buen juego para hacer PeliculasNo lo puedo evitar. Desde ya los lejanos tiempos de algunas conversaciones que me llevaron a identificar las campañas de rol con las series de televisión, mi organización de partidas corresponde a criterios televisivos. Temporada, arco argumental, capítulos con historias separadas, capítulos que continúan una historia, cliffhangers, estrellas invitadas y toda la terminología televisiva me acompaña cuando preparo partidas y cuando dirijo. Si en los últimos años, la series de televisión absorben cada vez más mi tiempo de ocio delante de una pantalla (casi en su totalidad, delante del ordenador, y no de una televisión) es por múltiples razones, que intento que se trasladen a las partidas de rol. Personajes que evolucionan, historias con tiempo para ser contadas y no condensadas, múltiples tramas y subtramas, que pueden aparecer y desaparecer, saltos en el tiempo y el espacio, y no tenemos el problema de la limitación de presupuesto de las series de televisión, que en este caso alcanzan sin problemas la espectacularidad de la pantalla grande. Si a eso le unimos, que podemos enlazar diferentes grupos de personajes siempre bajo un estilo, sin tener que limitarnos a un solo grupo de personajes (en ese tema me extenderé otro día) pero al mismo tiempo mantener un grupo de personajes principales o recurrentes, tenemos un medio inmejorable para contar nuestras historias.
Pero en algunos casos, contar una historia al estilo de una película, puede tener su razón de ser y su encanto, e incluso su utilidad. Básicamente, las partidas basadas en una película consisten en historias únicas, que pueden dividirse en varias sesiones, Un buen juego para hacer Series TVdonde los personajes son pregenerados, hechos exactamente para la historia, con un pasado creado a propósito. En cada momento, los jugadores deben saber que deben seguir exactamente lo que la mentalidad de los personajes indique, incluso aunque eso les lleve a salir de la partida, por que esa seguirá solamente una línea argumental especifica. En cada sesión puede que cambien los jugadores, pero en este caso lo importante es solo la historia. Es diferente a las temporadas de series, donde lo importante son los personajes. Puede que una buena película de lugar a una serie, claro, donde los personajes no son descartados, o a más películas, eso ya depende de lo que le apetezca a jugadores y Master.
Al final, lo que cuenta es pasarlo bien, pero prefiero pasarlo bien con una buena historia.

Anuncios

10 Respuestas a “Jugando a rol: Películas contra series TV

  1. Precisamente uno de los grandes problemas de hacer una campaña (serie) está en la transición de partidas individuales a una historia más larga. Más de una vez vemos que cierto personaje estaba bien para la primera partida (o para otra más adelante), pero se queda sólo, sin nada concreto que hacer, en parte de la campaña. Ejemplos clásicos son el “mazas”, o el “intelectual”, o el “animal social”, que luego se encuentran en ciertas partidas como un pulpo en un garaje. Entonces, o haces partidas en las que todo el mundo tenga algo que hacer, lo cual te lleva a que sean todas más o menos iguales, o bien tiras para adelante con el tipo de partida que tengas en mente y dejas a los jugadores que se las apañen. Normalmente un buen jugador saldrá del paso, aunque se tenga que resignar a que, por una vez, es un secundario en la historia; pero conozco demasiados casos de gente que deja tirada la campaña, o rezonga toda la partida, o simplemente se la carga, porque su personaje no está “en el candelabro”.

    Por otra parte, ¿nunca te ha pasado quedarte sin historia en una campaña? ¿No saber como acaba o, aún peor, sí saber como acaba pero no como llegar allí? ¿O simplemente aburrirte porque las cosas no van como las imaginaste, porque después de todo el máster también es un jugador?. A mí, desde luego, sí que me ha pasado. Lo que nos lleva a ¿cuantas campañas acaban como “Lost” o “Expediente X”?

    PD: no debería responder a estas cosas, me está entrando mono de jugar.

  2. Golias, lo que señalas es cierto, si bien hay que tener muy en cuenta lo contagiosa que puede ser motivación entre DJ y jugadores. Si el jugador lo pasa bien, alienta al DJ y viceversa. No es que se trate de obtener un “círculo de la excelencia” con tanta retroalimentación, pero creo que este factor de motivación es fundamental.

    Seguiremos tratando el tema, que hay que currar. Saludos desde Curuxeiras.

  3. Higinio, vaya si es fundamental. Yo he hecho partidas absolutamente mediocres, por no decir más malas que la carne del pescuezo; pero un chiste más o menos afortunado, o una pifia, o cualquier cosa, me ha animado a los jugadores, y al final nos ha quedado una partida memorable, con diálogos geniales, situaciones buenísimas, y a veces con finales que no se me hubiesen ocurrido ni borracho. Obviamente, también me ha ocurrido lo contrario.

    Lo peor que puedes tener es un jugador que juega por obligación o porque, simplemente, no se le ocurre otra cosa que hacer y ahí está, vegetando. Es una auténtica bomba de relojería. En cuanto a masters que están en situación similar, que te cuenten los graaleiros viejos casos, que los tienen y muchos (“Estais todos muertos. Bueno, me voy al cine”, a la media hora de partida).

  4. Creo que eu polo de agora som mais de miniseries 🙂 . Intentarei fazer uma serie em breve se alguem nom me pega um tiro por acabar a campanha que levo agora.

  5. Aunque yo soy más de campañas largas, he de reconocer que las partidas autoconclusivas, o que tan sólo estén programadas para 2-3 sesiones, en las que puedes, en corto espacio de tiempo, “echarles encima todo lo que tienes” son también todo un lujo si están bien llevadas por todos.
    En cuanto a la motivación y la retroalimentación jugadores-máster, no podría estar más deacuerdo. Debe haber un quid pro quo total, en el cual los jugadores se dejen llevar por la trama del máster, y el máster la modifique según las decisiones de los jugadores… una simbiosis en la cual todos disfrutemos, que hay gente que piensa que el máster está ahí sólo para entretener a los jugadores, y viceversa.

  6. Yo reconozco también que soy de campañas largas, o series, pero de vez en cuando se te ocurre alguna idea que no encuentras como utilizarla con los personajes habituales, y entonces es cuando vale la pena hacer una pelicula, de 2-3 sesiones, para poder dirigirla.

    Gaidil: Y no nos olvidemos de los masters que estan ahi solo para “jugar” con los jugadores, y putearlos como puedan.

  7. CP, no vale poner ejemplos de la provincia de Pontevedra. Y que jueguen a Star Trek, menos 😉

  8. El lunes empiezo una campaña/serie. Nos ponemos con el juego del Breogán. La motivación de los jugadores y del director está por las nubes, al ser el juego obra de unos buenos amigos y tener una temática muy cercana. Además los participantes hace años que no juegan juntos, o que incluso no juegan, y todos tienen muy claro que el objetivo único es el disfrute puro y duro, y que se alcanza jugando, si no nos iríamos a un bar.

    El horario va a ser determinante para evitar que se produzca un saturamiento y para lograr que los participantes desarrollen cierta fidelidad a la campaña/serie, fijando una duración máxima de la sesión de unas 3 horas, a jugar por la tarde, en día de la laboral, e intentando evitar el viernes, que ya empieza el fin de semana (y con él los compromisos), con una periodicidad prevista de 1 partida a la semana en principio y luego pasar a 1 partida cada 2 semanas, siempre con el fin de no saturar y para que el director pueda tener tiempo. Todo esto ha sido consensuado entre los participantes.

    Intentamos aprovechar al máximo la inercia que llevamos para lograr el fin planteado, y para eso el éxito no está garantizado en absoluto, pero por un lado tenemos buenos mimbres para un buen cesto (existencia de unas circunstancias favorables para la motivación) y seguimos la doctrina del “a Dios rogando y con el mazo dando” (tomamos cautelas, a pesar de los factores favorables).

    Ahora sólo queda lo más difícil: pasarlo bien jugando, porque ya sé que lo voy a pasar bien, pues voy a estar en buena compañía.

    Y hasta aquí. Regards from Artabria

  9. Higinio, ya se podía escribir otro post, con los problemas que tenemos ahora para coordinar los horarios laborales (y sociales) de la gente para conseguir encontrar un momento adecuado y una duracción correcta para las partidas.
    Suerte con las partidas de Gaidil, nosotros acabaremos primero una serie historica, antes de probarlo.

  10. Buenas. No nos conocemos pero encotre interesante tu texto. Cierto es que una buena historia combierte las partidas en memorables. Pero los pj pregenerados pueden dar lugar a una perdida de diversion y a ese punto de subrealismo al que llegan algunos personajes. Personalmente soy muy dado a improvisar siguiendo un esqueleto vastante flexible que dejo se amolde a las acciones de los jugadores.

    Pero e de anotar que tambien y de vez en cuando una partida de ensalada de hostias con una vacua escusa puede ser lo mas adecuado, pero claro. Dependera mucho del tipo de juego que se dirija.

    Aunque el verdadero problema del rol son los jugadores que no van a las partidas y las abandonan sin avisar tan siquiera. A mi como Master me lleva incomodando desque empece a dirigir hace 8 largos años.

    Un saludo y un placer leerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s